Tras el anuncio del ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, quien entregó detalles a la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Senado sobre el proyecto que modifica la Ley Antiterrorista, los senadores Felipe Harboe, Hernán Larraín y Alberto Espina valoraron la medida que contempla, entre otros, agentes encubiertos para la investigación de atentados.

 

El presidente de la instancia parlamentaria, senador Felipe Harboe, indicó que el proyecto “permitiría hacer que la actual ley sea mucho más eficaz, porque ya no se va a tener que probar un elemento subjetivo son las intenciones”.

 

Además, a juicio del legislador, se darán “más facultades a los fiscales para poder investigar con mayor eficiencia y a los jueces para poder juzgar con mayor eficacia y así, dar una señal clara de que en Chile estamos todos unidos para preservar la paz social”, concluyó.

 

Por su parte, el senador Alberto Espina agradeció que se abordara la materia del terrorismo como “una política de Estado”, porque “proteger a los chilenos -dijo- es un deber y por lo tanto tener una ley Antiterrorista eficaz, que permita identificar, detener y encarcelar a quienes cometen estos delitos es fundamental”.

 

Coincidentemente el senador Hernán Larraín valoró el anuncio y precisó que “el aumento de la delincuencia y victimización, sumado al incremento de delitos terroristas, nos obligan a pensar que estamos frente a una situación compleja que tenemos que abordar en forma conjunta y en ese espíritu vamos a trabajar en el Senado para darle a Chile los elemento que permitan combatir con eficacia esta situación”.

 

El legislador señaló que son tres pasos, el primero sustituye la ley antiterrorista por una que se moderniza y posee la efectividad necesaria; el segunda es la creación de una fiscalía de alta complejidad que podrá perseguir estos delitos, entendiendo que requieren trabajos diferentes y, finalmente, una nueva agenda de inteligencia, “porque la que actualmente existe ha fracasado en esa misión. Estas tres leyes conjuntamente nos van a poner en una situación de darle a los chilenos tranquilidad que la prevención y persecución de los delitos terroristas va a estar efectivamente bien hecha y en las mejores manos”.

 

“El proyecto innova de forma muy significativa por el hecho de constituirse para perseguir actos criminales como un homicidio, secuestro o un incendio cuya finalidad sea alterar el orden público o la institucionalidad democrática o infundir temor en la población (…) esta es una ley dura y además permite incorporar el agente encubierto, los testigos protegidos de una manera inteligente que permita que estén cautelados los intereses porque van a actuar los tribunales para dar el pase cuando ello deba ocurrir. En el Senado podemos siempre mejorar y perfeccionar esta ley, una vez que la estudiemos bien, pero estamos dando pasos que espero redunden en la tranquilidad ciudadana”, detalló el parlamentario.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here