(Reuters).- Una poderosa tormenta azotó este lunes Gran Bretaña y Holanda, donde provocó la muerte de al menos cinco personas, causó apagones y llevó a cancelar cientos de vuelos y traslados en tren, a medida que avanzaba hacia el continente europeo.

Vientos de hasta 160 kilómetros por hora golpeaban el sur de Inglaterra y Gales en la peor tormenta registrada en Gran Bretaña en una década, mientras Dinamarca y Suecia se preparaban para el impacto del frente climático.

Una joven de 17 años murió cuando un árbol cayó sobre su casa mientras dormía en el condado de Kent, al sureste de Londres, mientras que un hombre de unos 50 años falleció cuando un árbol aplastó su automóvil en la ciudad de Watford, al norte de la capital.

Un hombre y una mujer fueron hallados muertos en la zona occidental de Londres luego de que varias viviendas fueran dañadas por una supuesta explosión de gas en una calle cuando la tormenta derribó un árbol. La policía dijo que el árbol había dañado las cañerías de gas, causando el estallido.

Una grúa se estrelló contra la Oficina del Gabinete, ubicada en el corazón de Londres, lo que obligó el viceprimer ministro Nick Clegg a cancelar una conferencia de prensa.

El poco volumen negociado en los mercados financieros de Londres sugería que muchos operadores habían permanecido en sus hogares, al igual que millones de trabajadores que normalmente se dirigen a la capital británica.

Fuertes vientos azotaban también Holanda, arrancando árboles y cerrando todo el tráfico ferroviario hacia Amsterdam. Vientos de hasta 150 kph, con una intensidad similar a la de un huracán, se registraron en una de las islas al norte de la costa holandesa.

Arboles aplastaron automóviles, viviendas y hundieron un bote en un canal de Amsterdam. Varios techos de edificios volaron y algunos barcos perdieron los embarcaderos, dijo la policía.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here