Weitzler
Guillermo Morales

La Justicia chilena decretó hoy 23 años de cárcel para Juan Alexis Flores Riquelme, acusado de instalar explosivos en un vagón del Metro subterráneo de Santiago y en un centro comercial, en 2014.

Cementerio Parque Esperanza

Los ataques perpetrados dejaron al menos diez personas lesionadas, una de las cuales perdió un dedo.

Flores fue condenado este jueves por los delitos de tenencia, colocación y activación de explosivos, con ocho años de prisión por el atentado a la estación de Metro Los Dominicos, en julio de 2014, y otros quince años por el ataque al centro comercial “Subcentro”, situado en la estación Escuela Militar, del Metro, en septiembre de ese año.

El Sexto Tribunal Oral en lo Penal de Santiago apuntó al carácter “terrorista” de los atentados, y sentenció a Flores a pagar una indemnización por un total de 6,5 millones de pesos (unos 11 mil dólares) a tres de las víctimas.

La Fiscalía pedía cuarenta años de cárcel para el inculpado, pero el tribunal determinó reducir la pena.

Además había solicitado penas para otros dos jóvenes involucrados en estos hechos y en los ataques a dos comisarías, Nataly Casanova y Enrique Guzmán, que fueron absueltos y liberados en diciembre pasado.

El Ministerio Público afirmó que durante el juicio se presentaron evidencias que acreditan la participación de los tres jóvenes en los delitos, relativos al método de fabricación de bombas, pruebas genéticas y testimonios.

Los imputados, que llevaban largo tiempo en prisión preventiva, afrontaron el tercer juicio más extenso desde que se aprobó la reforma procesal penal en el país, de más de nueve meses de duración. EFE

DEJA UNA RESPUESTA