Weitzler
Guillermo Morales

Un positivo balance de la argumentación chilena formularon el ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, y el agente Claudio Grossman, tras el fin de la etapa de los alegatos orales por de la demanda boliviana en la Corte Internacional de Justicia.

Cementerio Parque Esperanza

“Chile ha construido un relato basado en la verdad, la justicia, anclado en el derecho internacional y la verdad histórica. Ha sido un alegato macizo, contundente y demoledor”, afirmó el canciller.

“La conclusión es clara: Chile no contrajo ninguna obligación jurídica de negociar ni menos un acceso soberano al mar para Bolivia”, insistió.

El ministro aseguró que “las falencias de la argumentación boliviana quedaron hoy al descubierto: Bolivia no ha sido capaz de precisar el momento de la creación ni el contenido
de la obligación” de negociar una salida soberana al Pacífico.

“La inconsistencia de sus argumentos es clara como el agua, y también es claro que Bolivia no vino a esta Corte a buscar una solución, sino obligar a negociar a perpetuidad hasta que
haya cumplido su obsesión de obtener territorio soberano chileno”, manifestó antes de partir a una video conferencia con el Presidente Sebastián Piñera.

Por su parte, el agente Grossman expresó que “la posición de Chile ha sido constante, sólidamente fundada en el derecho internacional. Esto contrasta con la actitud de Bolivia que ha tenido una posición cambiante y ambigua, lo que revela la debilidad de su caso”.

“En estos alegatos, nuestra presentación jurídica ha desarticulado totalmente los argumentos con que Bolivia pretende fundar una obligación de negociar (…) 10 veces
cero es cero. No se puede encontrar una obligación de negociar donde no existe”, completó. Para finalizar, el jefe del equipo jurídico manifestó que “el rol de la Corte es
aplicar el derecho internacional”.

SurNoticias.cl

DEJA UNA RESPUESTA