5 rehenes han sido liberados y otras decenas de personas se encontraban atrapadas el lunes dentro de una cafetería en Sídney y canales de televisión locales mostraban a algunos de ellos sosteniendo una bandera negra con caracteres árabes en blanco, lo que elevaba los temores a un ataque vinculado a militantes islámicos.

El primer ministro de Australia, Tony Abbott, dijo que había convocado a una reunión del comité de seguridad nacional del gabinete para informar sobre lo que calificó como una situación de toma de rehenes en la capital comercial del país.

La policía confirmó que está lidiando con un “incidente armado”.

“Oficiales especializados están intentando tomar contacto con aquellos que están dentro”, dijo la policía de Nueva Gales del Sur en una declaración en el sitio oficial de la entidad en Facebook.

Australia, que ha respaldado a Estados Unidos en sus acciones contra el Estado Islámico en Siria e Irak, está en estado de alerta máxima por posibles ataques de musulmanes radicalizados o de combatientes que retornan de Oriente Medio.

Un ejecutivo de Lindt Australia dijo que había unos 10 empleados en el café, según un reporte de Sky Business. Añadió que posiblemente había 30 clientes en el local afectado.

Decenas de policías fuertemente armados rodeaban el café Lindt en Martin Place, que alberga al Banco de la Reserva de Australia, bancos comerciales y se encuentra cerca del parlamento estatal de Nueva Gales del Sur.

Imágenes de televisión en vivo mostraron a personas dentro de un café con sus manos contra las ventanas. Una bandera en blanco y negro, similar a las usadas por militantes del Estado Islámico, era visible tras uno de los cristales.

Unas 200 personas fueron llevadas fuera del área acordonada y unidades de bomberos se desplegaron en el lugar, dijeron testigos de Reuters.

El Banco de la Reserva de Australia, ubicado cerca del café, dijo que su personal estaba a resguardo dentro del edificio.

En tanto, el emblemático Opera House de Sídney fue evacuado por el hallazgo de un paquete sospechoso.

La aerolínea Qantas Airways dijo que los aviones estaban evitando volar sobre el distrito financiero central, pero que estaban aterrizando con normalidad.

Operadores de los mercados financieros señalaron que la noticia sobre los rehenes podría haber contribuido a una caída mayor del dólar australiano, que ya se encontraba bajo presión por la aversión global al riesgo generada ante el retroceso de los precios del petróleo.

La moneda local cotizaba a 0,8227 dólares, tras tocar su nivel más bajo desde mediados del 2010 en la última semana.

Reuters

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here