La sonda podría intentar usar su dispositivo de aterrizaje para impulsarse y salir de las sombras, pero la ESA debe conocer de forma más exacta dónde está antes de intentar la arriesgada maniobra, dijeron científicos del centro de operaciones espaciales de la ESA en Darmstadt, Alemania.

 

También parece que solo dos de sus tres patas están posadas en el suelo, despertando dudas sobre si puede perforar sin volcarse o rebotar de vuelta al espacio.

 

Los científicos esperan que las muestras obtenidas del cometa por Philae revelen detalles sobre cómo los planetas -y posiblemente, incluso la vida- evolucionaron, dado que la roca y hielo que componen a los cometas preservan moléculas orgánicas antiquísima, al estilo de una cápsula de tiempo.

 

Los cometas datan de la época de la formación del sistema solar, hace unos 4.600 millones de años. Los científicos sospechan que cometas que cayeron sobre la Tierra trajeron el agua al planeta en el pasado remoto.

 

La ESA aseguró que, incluso sin la perforación, la misión Rosetta -que cuesta unos 1.400 millones de euros (1.700 millones de dólares)- ya está consiguiendo datos e imágenes pioneros.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here