Con el afán de conmemorar a las mujeres víctimas de femicidio y aquellos niños fallecidos por actos de violencia en la región de Los Lagos, el Servicio Nacional de la Mujer encabezado por su Directora Regional, Soraya Said Teuber llevó a cabo una ceremonia íntima con sus familiares. Los asistentes se reunieron con el objetivo de revivir el memorial “Mujer Flor de Luz” ubicado en la Intendencia Regional, donde se plantaron árboles simbolizando la vida y las víctimas de este horrible flagelo.

 

La Directora Regional del Servicio Nacional de la Mujer, Soraya Said Teuber muy emocionada precisó “queremos generar respeto y compromiso  ante todas aquellas víctimas de violencia que han partido, debemos construir un cambio cultural potente y no tener miedo de impulsar iniciativas como estas, que enaltecen, dan vida y una esperanza, pero también un llamado a todos a no olvidar y no sentirse ajenos a un problema que es de todos. Generar un núcleo social sano y consciente, parte por ser abordado, conversado y puesto en la agenda transversal de todos los servicios vinculados. Naturalizar la violencia, “aceptarla” o minimizarla nos lleva a estadios de descontrol social, de falta de protección e inseguridad que se instala aterrorizando a muchas mujeres víctimas silenciosas. Mientras esto exista en nuestra sociedad no podemos bajar los brazos de esta lucha incansable por derrotar la mayor desigualdad cultural que vivimos las mujeres.

 

El memorial “Mujer Flor de Luz”, se plasmó como un significativo homenaje por parte del Servicio Nacional de la Mujer a todas aquellas mujeres que han partido como víctimas de la violencia. Este fue instalado en los jardines de la Intendencia Regional en el año 2011, con el objetivo de convertir ese un espacio, en un lugar de reflexión.

 

Robinson Barría escultor y autor del memorial, en la oportunidad agradeció a SERNAM la posibilidad de poder expresar el sentido de su obra a todos lo presente y manifestó sus respetos a los familiares de las víctimas conmemoradas.

 

“Mujer Flor de Luz”, es una escultura de una mujer que lleva una flor en una de sus manos, que representa la libertad y el derecho a la igualdad de las mujeres, recuerda y guarda en la memoria de cada uno de nosotros y nosotras a quienes partieron producto de la violencia, y nos impulsa a creer en el respeto a la libertad, dignidad y al derecho de vivir una vida de amor al interior de las familias.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here