(Reuters).- El mes de combate que se ha vivido en el Congreso de Estados Unidos en torno al gasto gubernamental arrojó señales positivas el lunes, cuando funcionarios insinuaron la posibilidad de un acuerdo para reabrir las agencias federales paralizadas e impedir una omisión de pagos muy perjudicial para la economía.

El líder de la mayoría en el Senado, el demócrata Harry Reid, y su contraparte republicana, Mitch McConnell, cerraron un día de negociaciones constantes con declaraciones optimistas, al tiempo que se filtraron detalles sobre el pacto que están discutiendo.

“Hemos realizado progresos enormes”, dijo Reid al cierre de una sesión del Senado en un día de feriado federal, lo que subrayó la urgencia de resolver una crisis fiscal que se está acercando a la fecha límite del jueves.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos estima que el país alcanzará el límite de endeudamiento de 16,7 billones de dólares el 17 de octubre.

“Esperamos que con buena suerte (…) tal vez mañana (martes) sea un buen día”, agregó Reid, insinuando un posible anuncio para el martes de un acuerdo bipartidista en el Senado.

McConnell, quien ha sido un crítico feroz de Reid durante todo el año, mostró una sonrisa en su rostro y entregó palabras optimistas. “Tuvimos un buen día”, declaró sobre su trabajo con Reid.

El plan bajo discusión pondría fin a un cierre parcial del Gobierno estadounidense que está iniciando su tercera semana. También elevaría el techo de deuda lo suficiente como para cubrir las necesidades de préstamos de la nación al menos hasta mediados de febrero del 2014, según dijo una fuente familiarizada con las negociaciones.

Las operaciones del Gobierno serían financiadas hasta el 15 de enero, manteniendo los recortes de gastos generalizados que comenzaron en marzo, aunque las agencias gubernamentales tendrían más margen para soportar el impacto.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here