El agente peruano ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Allan Wagner, ha señalado que la sentencia que el tribunal emitirá el próximo 27 de enero sobre la disputa marítima que mantienen Chile y Perú, tendrá un “impacto positivo” e “impulsará” las relaciones entre ambos países.

 

Wagner ha destacado, en una entrevista con el diario ‘El Comercio’, “el impacto positivo que la solución de la controversia”, que debería “tener en un impulso aún mayor de las relaciones entre los dos países”.

 

Ante la disputa que comenzó en 2008 y que se saldará previsiblemente el 27 de enero, Wagner ha señalado que los peruanos deben esperar el fallo con “serenidad, confianza y, sobre todo unidad” y ha resaltado que no tiene ninguna duda que la nueva presidenta de Chile, que se decide este domingo en la segunda vuelta de las elecciones, seguirá con el compromiso del cumplimiento expresado por el actual mandatario, Sebastián Piñera.

 

Asimismo, Wagner ha indicado que tiene la certeza de que se ha realizado “el mejor esfuerzo para presentar los argumentos que sustentan los derechos” de Perú y ha añadido que “ahora, finalmente, serán los jueces –de la Corte de la Haya– los que van a decidir”.

 

Por otra parte, el vicecanciller peruano, Fernando Rojas, ha afirmado que el fallo de la disputa marítima ya está “listo y preparado” porque, según ha sostenido, la CIJ anuncia la lectura de la sentencia cuando ya ha tomado una decisión.

 

Además, Rojas ha afirmado que se han dispuesto medios para que la sentencia, que se redacta en francés e inglés, sea leída también en español, como ocurrió en la fase oral, según la radio RPP.

 

DISPUTA TERRITORIAL

 

El Gobierno peruano, con Alan García al frente, presentó en 2008 una demanda ante la CIJ para recuperar el dominio de una zona de 37.500 kilómetros cuadrados de frontera marítima, ahora controlados por Chile tras la guerra del Pacífico (1879-1884), en la que Bolivia perdió su acceso al mar.

 

Para Perú su frontera marítima con Chile no se encuentra definida, mientras que para su vecino sí lo está desde que ambos países suscribieron dos acuerdos a mediados del siglo pasado, los cuales Lima considera unos pactos pesqueros sin vinculación territorial.

 

Santiago afirma que la demanda peruana desconoce los tratados marítimos vigentes de 1952 y 1954, los cuales para Perú son solo convenios suscritos para controlar las faenas pesqueras.

EuropaPress

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here