(Reuters).- El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, viajó este jueves a Ginebra para escuchar los planes de Rusia para desarmar a Siria de su arsenal químico y evitar ataques militares de Washington, una iniciativa que ha transformado la diplomacia en torno a la guerra civil de dos años y medio en el país asiático.

Kerry busca insistir en que cualquier acuerdo obligue a Siria a tomar medidas rápidas para mostrar su seriedad sobre la entrega de armas químicas, dijeron funcionarios estadounidenses de alto rango de cara a las conversaciones del representante de Washington con el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov.

Entre los primeros pasos que Estados Unidos quiere que se tomen se destaca el de que el Gobierno de Bashar al-Assad efectúe rápidamente una declaración pública completa de sus reservas de armas químicas, como preludio a permitir que sean inspeccionadas y neutralizadas, dijo uno de los funcionarios.

La iniciativa rusa interrumpió la marcha de Washington hacia una guerra, persuadiendo al presidente Barack Obama de suspender un plan de acción militar para castigar a Assad por un ataque con gas que produjo la muerte de cientos de civiles el 21 de agosto en suburbios de Damasco.

Siria, que niega estar detrás del ataque, ha estado de acuerdo con la propuesta de Moscú de entregar sus reservas de armas químicas, lo que podría evitar la que sería la primera intervención directa de Occidente en una guerra civil que ha causado la muerte de más de 100.000 personas.

Siria no había confirmado hasta ahora que tuviese armas químicas. Si bien el país no participa de los tratados internacionales que prohíben tenerlas y exigen revelarlas, adhiere a las Convenciones de Ginebra, que vedan su uso en guerras.

Un funcionario estadounidense, que habló con los medios bajo condición de anonimato de cara a las conversaciones de Kerry con Lavrov, dijo que el objetivo era “ver si es realista o no” la propuesta rusa.

Kerry y un contingente de expertos planean mantener al menos dos días de conversaciones con los rusos sobre el proyecto.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here