(Reuters) – La Reserva Federal de Estados Unidos iniciaría el miércoles su larga salida de una política monetaria ultra flexible al anunciar una pequeña disminución en su programa de compra de bonos, a la vez que reiteraría que las tasas de interés permanecerán cerca de cero por mucho tiempo más.

La mayoría de los economistas esperan que la Fed reduzca su programa de compras mensuales de bonos en apenas 10.000 millones de dólares, llevándolas a 75.000 millones de dólares y apuntando al inicio del fin de un episodio sin precedentes de expansión monetaria que se ha sentido en todo el mundo.

El pequeño paso brindaría una especie de hito en la respuesta del banco central a la crisis financiera global que alcanzó su punto más álgido cinco años atrás con la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers.

“Es un hito importante (…) si se lo compara con lo que ocurría hace cinco años, cuando la Fed inició una enorme expansión de su hoja de balance”, dijo Carl Tannenbaum, economista jefe de Northern Trust en Chicago. “Esto va a ser el primer paso, potencialmente, en un camino muy, muy largo”, agregó.

La Fed anunciará su decisión en un comunicado después de una reunión de dos días a las 1800 GMT, y su presidente, Ben Bernanke, sostendrá una conferencia de prensa media hora más tarde. También se entregarán nuevas proyecciones trimestrales de datos económicos y tasas de interés.

 

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here