El regulador del mercado de valores en Estados Unidos (SEC) ha propuesto, con un solo voto de diferencia, que las compañías que cotizan en bolsa publiquen las diferencias de salarios entre sus ejecutivos y la fuerza laboral general.

La medida estaba contemplada en el conjunto de regulaciones de la llamada ley Dodd-Frank, como se conoce a la amplia reforma financiera adoptada en 2010 con el fin de prevenir la repetición de las prácticas que condujeron a la crisis de 2008.

La propuesta no permite a las compañías excluir de los cálculos a los trabajadores a tiempo parcial ni a los empleados en el extranjero.

Según cálculos del diario The Wall Street Journal, desde los años 90 la diferencia entre lo que cobra un empleado y un ejecutivo en la misma empresa se ha disparado, y en 2011 un alto cargo cobraba de media casi 320 veces más.

Los sindicatos estadounidense celebraron la propuesta de la SEC, ya que da más fortaleza a sus argumentos en las negociaciones salariales.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here