Un intenso año fue 2013 en cuanto a quiebras de empresas. Durante los 12 meses recién pasados se aumentó de 128 quiebras registradas en 2012, a 143, es decir, hubo un alza de un 12%, según cifras de la Superintendencia de Quiebras.

Los trabajadores afectados, personas con contrato vigente que quedaron sin empleo a raíz de las quiebras, subieron un 39%, esto implica que pasaron de 3.141 personas en 2012 a 4.375, esto es la mayor cifra de los últimos 10 años, y más del 90% de ellos son de la Región Metropolitana.

Destaca dentro de los síndicos Herman Chadwick, que si bien no tuvo tantos casos, llevó dos de los más importantes: Rabié y Pesca Chile.

El síndico más activo fue María Loreto Ried, que tomó 18 casos, entre ellos el de Miscuentas.com y La Selecta. Luego se ubicó Alejandra Massis, con 10 casos; Patricio Jamarne, Tomás Andrews y Carlos Parada con 9 cada uno, mientras que Juan Bosco Enrique Silva administró 8 quiebras.

Por sectores


De acuerdo a las estadísticas de la Superintendencia de Quiebras, durante 2013 el sector del comercio presentó el mayor número de empresas fallidas, con 39 firmas que cayeron en insolvencia, una menos que en 2012. La distribuidora Rabié es el ícono de las fallidas en este rubro.

El sector que más varió es el de la construcción, pues fue el segundo con más quiebras: 35 empresas. Esto significa un alza de un 250% en relación a 2012, y supera con creces también a sus cifras de los últimos cinco años.

Dentro de las empresas más conocidas que quebraron en construcción se encuentra Comsa, que llevaba a cabo obras como las rutas Arica-La Paz y La Cantera.

Otras empresas que quebraron fueron Pesca Chile, Curauma, Miscuentas.com, La Selecta, Minera Sierra Miranda, CVC, Inmobiliaria Clínica Alemana de Puerto Varas, Automotora Suiza y la Empresa Eléctrica de Casablanca.

Las dos empresas que contaban con el mayor número de trabajadores directos al momento de llegar a la quiebra fueron Comsa de Chile y Rabié. La primera dejó a 1.108 personas desempleadas; la segunda tuvo 1.090 trabajadores afectados.

Nueva ley de quiebras


El sistema de quiebras en Chile enfrenta nuevos desafíos para este 2014. “Uno de ellos es implementar la nueva ley de Reorganización y Liquidación de Activos de Empresas y Personas, de tal manera que, una vez que entre en vigencia, el ingreso al sistema sea expedito y eficiente, asegurando un alto estándar de calidad en los servicios prestados por la nueva Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento”, dijo a DF la actual superintendenta de Quiebras, Josefina Montenegro.

Una vez que la nueva ley de quiebras entre en vigencia, “se estima que debería existir un aumento del número de procedimientos concursales, tanto de reorganizaciones como de liquidaciones de empresas”, afirma. Lo anterior, señala la superintendenta, “en atención a los incentivos que la nueva ley contiene para que los deudores puedan diagnosticar y transparentar su situación de crisis en forma oportuna”.

Montenegro explica que la actual ley de quiebras “tiene una serie de deficiencias que generan una barrera de entrada al deudor para someterse a los procedimientos de quiebra y convenios que existen hoy en día, y lo incentiva a tomar medidas extralegales que generalmente agravan su situación de crisis”.

La nueva legislación contemplaría las herramientas necesarias para que el deudor ingrese al sistema concursal, permitiéndole reorganizar su empresa si fuera viable o cerrarla eficientemente si no fuera viable, puntualiza la superintendenta de Quiebras.

Fuente:(DF)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here