Weitzler
Guillermo Morales

Como “extremadamente grave y reprochable” calificó el diputado Patricio Vallespín, la situación ocurrida durante la tarde de este sábado entre funcionarios de la Dirección Regional del Trabajo y los encargados de seguridad del Banco de Chile, sucursal de calle Antonio Varas, en Puerto Montt, luego de que estos últimos impidieran, en un primero momento, que los fiscalizadores ingresaran al inmueble para hacer una inspección, argumentando que “por si no lo saben, este es el banco de Luksic”.

Cementerio Parque Esperanza

 

Según explicó Guillermo Oliveros, Director Regional del Trabajo, público que asiste a la entidad bancaria se acercó hasta las oficinas de la Dirección del Trabajo para comunicar que había trabajadores en el techo del lugar sin los implementos mínimos de seguridad, es decir, cascos, guantes, arnés o chalecos reflectantes. “Cuando llegamos, se nos indicó que debía haber una autorización previa al ingreso, sin embargo, esperamos más tiempo del prudente para esa autorización, así es que llamamos a Carabineros para que tomaran conocimiento de la situación, porque mientras esperábamos podía ocurrir un accidente”, dijo Oliveros.

 

El hecho fue criticado por el diputado Vallespín, integrante de la Comisión de Trabajo de la Cámara Baja, quien aseguró que “se están vulnerando los derechos de los trabajadores, tanto al exponerlos a una situación de peligro, como al evitar que las entidades correspondientes, como la Dirección del Trabajo, fiscalicen lo que ocurre, pues la posibilidad de que se presentara un accidente era inminente. Esto, como el amedrentamiento del cual fueron víctima los fiscalizadores, constituyen un hecho grave, que no se pueden dejar pasar”

 

En ese sentido, el director del trabajo recalcó que “las empresas contratistas deben preocuparse de entregar las medidas de seguridad necesarias para cumplir con las tareas que se les encomiendan”, agregando que “en estos momentos la obra está paralizada, hasta que estén todas las condiciones de seguridad tomadas para proteger la salud y la vida de las personas que están prestando servicios en el lugar”.

 

Cabe destacar que este tipo de acciones consideran sanciones para las empresas que exponen a los trabajadores a un accidente fatal o grave, tanto la entidad contratista como la mandante, pues esta última está obligada a prevenir la posibilidad de un siniestro laboral, aunque no sean empleados propios.

 

Finalmente, Vallepín agregó que “nadie está por sobre la ley, ni siquiera un empresario poderoso como Andrónico Luksic. Decir que el banco es de él y que por eso no se puede fiscalizar es un amedrentamiento grave que no podemos tolerar”.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA