(UPI).- El intendente de la región del Biobío, Víctor Lobos, en su visita este martes al puesto de mando dispuesto por la Fuerza Aérea en el aeródromo de la comuna de Tirúa, coordinó nuevas acciones de rescate de las cinco personas desaparecidas, tras abordar una avioneta el pasado domingo desde Isla Mocha, donde reconoció la molestia de las familias y anunció mayor apoyo humano y técnico para la búsqueda.

“Aquí se ha producido una situación de desinformación, los familiares no están recibiendo la información a tiempo. Ellos creen que no están siendo atendidos y que no están los recursos desplegados como ellos quieren (…) la principal molestia es con respecto a que apareció la hipótesis de la posibilidad de que el avión hubiera llegado a tierra y hubiera chocado y estuviera en alguna quebrada”, dijo la autoridad.

En este sentido Lobos explicó que “tenemos desplegados 36 carabineros, a caballo, con moto, con jeep; y personal del GOPE, que están trabajando en una zona al sur de Tirúa, que han dicho que podría haber caído en avión en esa zona”.

Sin embargo, el intendente del Biobío aseguró que “la mayor probabilidad es que el avión haya capotado en el agua”. A los trabajos de la Fach, la Armada y Carabineros se sumó la Oficina Regional de Emergencia con 38 bomberos expertos en rescate que van a trabajar en la búsqueda por tierra; además de 40 efectivos del Regimiento Caupolicán. En tanto, el robot submarino arrendado por la Onemi en Puerto Montt llegará a la zona este miércoles.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here