A cinco años y un día de cárcel fue condenado el imputado acusado por laFiscalía Centro Norte del robo con intimidación de un notebook y que fue identificado gracias a un programa computacional espía llamado “Prey” instalado en el computador. Dicho programa lo grabó y entregó información clave para lograr su detención.

De acuerdo con la investigación de la Fiscalía Centro Norte, los hechos ocurrieron el 19 de agosto de 2011, alrededor de las 20:30 horas, cuando la víctima, un joven veterinario, fue abordado por el acusado José Miguel López Orellana, en el centro de Santiago. Este, en compañía de otro individuo no identificado, lo intimidó con un cuchillo, sustrayéndole un notebook de su propiedad, el cual tenía instalado el programa computacional “Prey”.

Según la investigación del fiscal del caso, Juan Pablo Araya, precisamenteese programa fue el que permitió dar con el paradero de uno de los autores del asalto, dado que envió imágenes de diversas personas que utilizaron el computador, entre las cuales la víctima reconoció a uno de los sujetos que protagonizaron el robo con intimidación del que fue objeto.  El mismo imputado fue reconocido por dos testigos.

Como funciona el programa
El programa “Prey”  permite que en caso de que el computador sea sustraído, acceder a su información de manera remota. El acceso se realiza a través de Internet, ingresando con una clave y permite recibir imágenes e información de quien lo está ocupando. Asimismo, a través de las direcciones IP permite determinar los domicilios o puntos desde dónde se accede.

Gracias  al programa, que permitió rastrear la dirección IP desde donde se estaba utilizando, se pudo llegar a las personas que recibieron el notebook posteriormente, que eran familiares de la persona que robó el computador. Estas lo identificaron cuando les exhibieron las imágenes y entregaron su nombre.

Durante la audiencia, la Fiscalía Centro Norte expuso como pruebas todo el material informático. Tras conocer los antecedentes el tribunal acogió la solicitud de la Fisclaía y condenó al acusado a cinco años y un día de cárcel por el delito de robo con intimidación.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here