El Presidente de la República, Sebastián Piñera, acompañado de su señora, Cecilia Morel, y del ministro de Minería, Hernán de Solminihac, encabezó esta mañana en la región de Atacama, la inauguración del Centro de Interpretación de la Mina San José, en el marco de la conmemoración de tercer aniversario del rescate de los 33 mineros.


En la oportunidad, el Jefe de Estado destacó que tras el accidente ocurrido en la Mina San José “hemos aumentado sustancialmente el número de fiscalizaciones, hemos tratado de crear una cultura de seguridad, que sea parte de la esencia de la actividad productiva, que involucre no solamente a las empresas, sino que también a los trabajadores”.

Agregó que por eso “hemos buscado que en cada empresa chilena exista un monitor de seguridad. Cuando son muy pequeñas, puede ser un trabajador, cuya tarea es estar anticipándose, previendo los riesgos y los peligros para poder tomar las medidas de forma tal de ser capaces de controlarlos”.

En esa línea, el Mandatario resaltó que el año pasado “fue el de menor número de accidentes fatales en la minería de nuestro país, en toda su historia. Logramos reducir el número de accidentes, también el número de fatalidades, a pesar de que llegamos a los niveles más bajos en la historia de nuestro país, con caídas muy fuertes con respecto a lo que había el año 2009, el año 2010. El año pasado, 25 personas perdieron la vida”.

Aseguró que “no podemos dormirnos en los laureles, porque las estadísticas no nos van a devolver la vida de esos 25 chilenos que perdieron su vida en accidentes mineros. Y, por tanto, esto es un desafío que continúa”.

Asimismo, el Presidente destacó que nuestro país ha alcanzado “niveles equivalentes en materia de seguridad en el trabajo, que los países de la OCDE, y hemos logrado superar amplia y largamente en esta materia, al promedio de nuestra América Latina. Pero esa es una tarea que no va a terminar nunca”.

Finalmente, resaltó que a través de este memorial, Centro de Interpretación, “queremos que esta historia quede grabada para siempre en nuestros corazones. Queremos que más y más chilenos y chilenas, y también ciudadanos de todo el mundo, puedan acercarse, vivir, experimentar lo que fue esos días de angustia, de incertidumbre y de infinita felicidad que nos tocó vivir a todos nosotros ese año 2010”.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here