El Presidente de la República, Sebastián Piñera, acompañado por el ministro del Trabajo y Previsión Social, Juan Carlos Jobet, firmó este mediodía en la comuna de Renca el Proyecto de Ley que reforma el Sistema Nacional de Capacitación y Empleo, SENCE.

Al respecto, el Mandatario explicó que “nuestro sistema de capacitación, si bien capacitaba a mucha gente, 5 millones durante los últimos 4 años, no estaba logrando los resultados que se esperaban de él, porque no estaba teniendo un impacto significativo sobre las dos variables claves: mejorar el acceso y la calidad de los empleos, y mejorar los salarios y condiciones de vida de esos mismos trabajadores”.

Explicó que “nos dimos cuenta de una serie de otras falencias, como por ejemplo, que no se estaban evaluando ni certificando los programas”, mientras que la capacitación financiada por la franquicia tributaria “tenía también algunos problemas específicos, como una enorme proliferación de cursos de muy corta duración, que no cumplían los objetivos que un sistema de capacitación debe tener”, además que “no había realmente un mecanismo suficientemente adecuado para orientar nuestro sistema de capacitación hacia los sectores más vulnerables y también hacia las pequeñas y medianas empresas, e incluso el sector rural”.

Frente a este diagnóstico, elaborado por la Comisión Revisora del SENCE a partir de 2011, el Jefe de Estado aseguró que la presente iniciativa legal constituye “una reforma profunda a nuestro sistema de capacitación, lo cual nos va a permitir continuar con la capacitación durante toda la vida laboral de nuestras trabajadoras y trabajadores. Esto es lo que nosotros llamamos una sociedad de oportunidades que le entregue a todos los chilenos las oportunidades para desarrollar sus talentos”.

Dijo que se trata de “un cambio muy profundo, porque significa concebir nuestro sistema educacional como un sistema permanente y continuo”, subrayando que “ésta es una Ley muy importante, porque viene a complementar un sistema que acompaña a las chilenas y chilenos desde que nacen hasta que terminan su vida laboral”.

En este contexto, el Mandatario resaltó que “hemos logrado crear más de 900 mil nuevos trabajos, hemos logrado incrementar los salarios reales en más de un 15%, y los salarios más bajos, partiendo por el salario mínimo, en más de un 27%”, precisando que “el ingreso que genera el país que va a los trabajadores se ha incrementado en un porcentaje que supera el 30% en cuatro años, lo cual es una cifra muy significativa, que si logramos mantener y proyectar hacia el futuro, nos va a permitir mejorar sustancialmente la calidad de vida de todos los chilenos y, muy especialmente, de los trabajadores más vulnerables”.

 

Principales modificaciones al SENCE

En primer lugar, se cambia el eje de la capacitación enfocándola en la empleabilidad del trabajador, otorgando financiamiento estatal a la capacitación que permita la adquisición de competencias transferibles y apropiables por los trabajadores, destinadas al desarrollo del capital humano, que mejoren su empleabilidad y su movilidad laboral.

Asimismo, se incorpora el financiamiento de cursos conducentes a un título de nivel técnico superior a través de franquicia tributaria. Con ello se potencia la formación continua y el encadenamiento entre el sistema de capacitación laboral y el sistema educacional.

Con el propósito de potenciar el trabajo basado en la demanda del mercado laboral que desarrollan los sectores productivos, se potencia el rol protagónico de éstos en la construcción de una política para el desarrollo del capital humano, a través de la constitución de los Consejos de Competencias Sectoriales (CCS), debiendo las empresas destinar entre un 5% y un 10% del beneficio total a que tenga derecho para hacer uso en capacitación.

El SENCE sólo financiará cursos -tanto por inversión directa o franquicia tributaria- que apunten a perfiles laborales que hayan sido desarrollados por los CCS y aprobados por el servicio ChileValora, dependiente del Ministerio del Trabajo y Previsión Social.

Debido a la gran variedad y calidad de los Organismos Técnicos de Capacitación (OTEC), se proponen entre otras modificaciones: incorporar la causal de caducidad cuando no registran actividad o no cumplen la norma; implantar criterios para medir su desempeño; mejorar requisitos para el ingreso de OTEC al registro SENCE; y aumentar el estándar en licitación de cursos SENCE, exigiendo porcentajes de colocación laboral”.

En materia de transparencia, se plantean cambios en el uso del beneficio de franquicia tributaria, como por ejemplo: acceso al beneficio contra gasto en capacitación efectivamente realizado y liquidado ante el SENCE; la opción de descontar mensualmente los desembolsos en acciones de capacitación, contra el pago provisional del impuesto de primera categoría, que deba pagarse; y aumentar el aporte de la empresa a la capitación de trabajadores con mayor ingreso, incentivando su focalización en trabajadores de remuneraciones más bajas.

Asimismo, con el objetivo de incentivar la capacitación de las pymes, se establece un mecanismo adicional destinado a disminuir los costos en que ellas incurren al capacitar a sus trabajadores.

En cuanto a fiscalización y sanciones, se faculta al SENCE para sancionar a cualquier persona que contravenga la presente Ley, ampliando sus actuales facultades, las que hasta hoy sólo permiten sancionar a una empresa o un OTEC.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here