Guillermo Morales
Weitzler

(Reuters).- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, molesta por un reciente reporte sobre que el Gobierno de Estados Unidos espió sus comunicaciones, dijo el viernes que su par estadounidense Barack Obama había asumido la responsabilidad por lo sucedido y que ella procedería con una planeada visita a Washington el mes próximo.

Cementerio Parque Esperanza

Rousseff, quien habló con periodistas tras una reunión personalizada con Obama al margen de la cumbre internacional del G20 en Rusia el jueves, dijo que el presidente estadounidense había acordado responder formalmente a las acusaciones de espionaje el próximo miércoles.

“Mi viaje a Washington depende de las condiciones políticas que sean generadas por el presidente Obama”, dijo Rousseff, según la cuenta oficial de Twitter de la presidencia de Brasil.

Obama prometió dar una respuesta al Gobierno brasileño el próximo miércoles sobre su pedido de explicaciones por el reporte de espionaje, dijo Rousseff antes de irse de Rusia.

Obama se comprometió a hacerse directamente responsable de la investigación sobre lo sucedido, agregó Rousseff.

Un programa de noticias brasileño reportó el domingo que la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA, por su sigla en inglés) espió correos electrónicos, llamadas telefónicas y mensajes de texto de Rousseff y el presidente mexicano Enrique Pena Nieto.

El informe de la cadena Globo TV se basó en documentos filtrados por el fugitivo ex contratista de la NSA Edward Snowden, actualmente con asilo en Rusia.

Rousseff tiene programada una visita formal a Washington el 23 de octubre para reunirse con su par estadounidense Obama y debatir un posible acuerdo por aviones de combate por 4.000 millones de dólares, la cooperación en tecnología de petróleo y biocombustibles y otros pactos comerciales.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA