(Reuters).- Las potencias mundiales iniciaron este jueves en Ginebra dos días de negociaciones con Irán, en los que buscarán cerrar un primer acuerdo para comenzar a resolver una disputa de 10 años en torno al controvertido programa nuclear de Teherán.

Ambas partes consideran que el acuerdo todavía está lejos de ser una certeza, pero el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, dijo antes de la reunión que era posible “si todos dan lo mejor”.

“Esperamos negociaciones serias. Es posible”, señaló a periodistas luego de un desayuno con autoridades de la Unión Europea previo al inicio del encuentro con las potencias que se llevará a cabo jueves y viernes.

Teherán rechaza las acusaciones de Occidente de que quiere desarrollar capacidad para crear bombas atómicas, y demanda el levantamiento de una serie de sanciones económicas que ahogan al país a cambio de algunas concesiones en su actividad nuclear.

Irán argumenta que necesita energía atómica para fines médicos y generación de electricidad.

Estados Unidos y sus aliados manifiestan que están alentados por el cambio en la retórica de Teherán -a un tono más amistoso tras años de hostilidad- desde las elecciones de junio que llevaron al poder al presidente Hasan Rohani, quien ha prometido restaurar los lazos con Occidente y busca un alivio en las sanciones internacionales.

Con todo, las potencias han dicho que Irán necesita respaldar sus palabras con hechos y dar pasos para reducir sus actividades nucleares.

Un funcionario estadounidense de alto rango dijo el miércoles que Washington podría ofrecer a Irán un “alivio limitado, temporario y reversible” de las sanciones económicas si Teherán toma medidas para recortar su programa atómico.

“Lo que buscamos es una primera fase, un primer paso para que Irán pare sus programa nuclear por primera vez en décadas”, expresó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here