(Reuters).- Agencias de Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel están colaborando con Kenia en la investigación de un ataque perpetrado por militantes islamistas en un centro comercial en Nairobi, en el que murieron al menos 72 personas y que dejó parte del complejo destruido.

Tras un asedio de cuatro días, el presidente Uhuru Kenyatta dijo este martes que soldados derrotaron al grupo al Shabaab vinculado con Al Qaeda que atacó el lujoso centro comercial Westgate, popular entre los keniatas adinerados y los extranjeros y declaró tres días de luto.

El ataque ha puesto de relieve el alcance del grupo somalí y las capacidades de la unidad que se sospecha estuvo detrás de la incursión, lo que confirma los temores occidentales y regionales de que mientras Somalia siga inestable será un terreno de reclutamiento y entrenamiento de militantes islámicos.

Los militantes incursionaron el sábado al mediodía en el centro comercial, conocido por sus tiendas occidentales que venden iPads y zapatillas Nike, entre ráfagas de balas y granadas. El ataque culminó el martes cuando soldados keniatas detonaron una serie de explosivos dentro del edificio.

“Hemos pasado a la siguiente fase”, dijo el ministro del Interior, Joseph ole Lenku, durante una conferencia de prensa.

El ministro agregó que además de las agencias de Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel, Kenia también está recibiendo ayuda de Alemania, Canadá y de Interpol para la investigación.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here