A ocho años de privación de libertad y sujeción a la vigilancia de la autoridad durante los diez años siguientes al cumplimiento de la pena principal, entre otras penas accesorias, fue condenado Giliberto Villegas Iturra, por haber violado a su nieta. Los hechos ocurrieron en la comuna de Purranque en 2010 y la Fiscal Jefe de Río Negro, Leyla Chahín Valenzuela, llevó este caso a juicio oral.
Según establece la sentencia, y luego de la valoración de todos los medios de prueba aportados por la Fiscalía, los jueces del Tribunal Oral en lo Penal de Osorno dieron por acreditado que los hechos ocurrieron en mientras la víctima, que a la fecha de los hechos tenía 14 años de edad, se encontraba al cuidado de su abuelo, éste procedió mediante la fuerza a agredirla sexualmente.
En el fallo, los jueces Edmundo Möller, Héctor Hinojosa y Felipe Muñoz, establecen que el acusado deberá cumplir la pena efectivamente y además establecen la inhabilitación absoluta perpetua para cargos u oficios públicos y derechos políticos, e inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena. Asimismo, se dictó la interdicción del derecho de ejercer la guarda y ser oído como pariente en los casos que la ley designa, y de sujeción a la vigilancia de la autoridad durante los diez años siguientes al cumplimiento de la pena principal. Esta sujeción consistirá en informar a Carabineros cada tres meses su domicilio actual.
Adicionalmente, no podrá ejercer cargos, empleos, oficios o profesiones ejercidos en ámbitos educacionales o que involucren una relación directa y habitual con personas menores de edad, por el lapso que dure la condena corporal, esto es, ocho años; así como también se ordenó la incorporación de su huella genética al Registro Nacional de ADN.
Según expuso la Fiscal Chahín durante le juicio oral, el imputado aprovechó que la adolescente –que tiene domicilio en la Región Metropolitana- fue a su casa a pasar unos días a propósito de una invitación que él mismo le cursara. La violación sólo fue develada un año más tarde a su entorno familiar, desde entonces la menor se ha mantenido en sus dichos dando cuenta que el acceso carnal se produce por la fuerza, física y moral, al haber sido inmovilizada y anulada su capacidad para oponer resistencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here