(Reuters).- La Agencia Internacional de Energía Atómica probablemente necesitará dinero extra para supervisar la implementación del histórico acuerdo entre Irán y seis potencias mundiales sobre el trabajo nuclear de la república islámica, dijo este jueves el director del organismo, Yukiya Amano.

Irán invitó a que inspectores de Naciones Unidas visiten la planta de agua pesada de Arak el 8 de diciembre, en el primer paso concreto bajo otro acuerdo de cooperación que apunta también a despejar dudas sobre el polémico programa nuclear de Teherán.

La IAEA puede movilizar recursos y personal de la organización con sede en Viena, pero su presupuesto es muy ajustado, dijo Amano en conferencia de prensa.

“Naturalmente, esto requiere una cantidad significativa de dinero y mano de obra (…) No creo que podamos cubrir todo”, añadió.

Ambos acuerdos demuestran el rápido accionar de Irán en pos de desactivar los temores en torno a su programa nuclear, luego de la elección en junio del político relativamente moderado Hassan Rouhani como nuevo presidente, quien prometió mejorar las tensas relaciones de su país con el mundo.

La planta de Arak produce agua pesada para un reactor de investigación cercano. A Occidente le preocupa que el reactor, que Irán dijo que entraría en funcionamiento el año que viene, pueda producir plutonio para fabricar bombas cuando esté operativo. Teherán dice que producirá isótopos médicos.

Como parte de su acuerdo con las potencias, Irán se ha comprometido a frenar los trabajos de instalación en el reactor y detener la producción de combustible para su funcionamiento.

La IAEA podrá expandir significativamente la supervisión de plantas de enriquecimiento de uranio y otras instalaciones iraníes, según un acuerdo preliminar firmado el 24 de noviembre después de unas maratónicas negociaciones entre Irán y Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Alemania y Gran Bretaña.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here