(Reuters).- El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo el lunes que veía un avance importante posible en la crisis con Siria luego de que Rusia propuso que el Gobierno sirio entregue sus armas químicas para ser destruidas, lo que podría evitar los ataques militares planeados por Washington.

Pero el mandatario, hablando en una serie de entrevistas en televisión, expresó su escepticismo y presionó para persuadir a un Congreso dividido y reacio a respaldar un potencial ataque de su país, argumentando que la amenaza de fuerza es necesaria para obligar a Siria a hacer concesiones.

En una extraordinaria jornada de diplomacia relacionada con el castigado país de Oriente Medio, Rusia aprovechó unas declaraciones del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, para plantear una nueva idea que podría dejar conforme a todas las partes.

“Mi preferencia ha sido una resolución diplomática a este problema”, dijo Obama a la cadena NBC. Sin embargo, señaló que un acuerdo para que Bashar al-Assad entregue sus armas químicas al control internacional podría no resolver “el terrible conflicto subyacente dentro de Siria”.

Y agregó: “Pero si podemos cumplir este objetivo limitado sin emprender una acción militar, esa sería mi preferencia”.

“Es posible que podamos tener un avance importante”, dijo Obama a CNN, aunque existe el riesgo de que sea una táctica evasiva de al-Assad.

“Vamos a analizar esto”, dijo. “John Kerry y el resto de mi equipo de seguridad nacional entablarán un diálogo con los rusos y la comunidad internacional para ver, (si) podemos llegar a algo que sea exigible y serio”, sostuvo.

En el Congreso, el líder demócrata del Senado, Harry Reid, aplazó una votación de prueba en la Cámara alta sobre posibles ataques de Estados Unidos que había sido programada para el miércoles mientras los legisladores evaluan el plan ruso.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here