(Reuters).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunió el miércoles con los líderes demócratas y republicanos del Congreso para buscar un acuerdo que ponga fin a la paralización parcial del Gobierno, aunque no se lograron avances.

Tras más de una hora de conversaciones entre Obama y legisladores en la Casa Blanca, el líder de la Cámara de Representantes, John Boehner, dijo que el mandatario volvió a negarse a negociar con los republicanos.

Boehner dijo a periodistas que la charla fue correcta, pero destacó que esencialmente no se produjeron progresos.

Poco después, el líder demócrata del Senado, Harry Reid, rechazó los dichos de Boehner y sostuvo que la cámara que preside ofreció un diálogo para solucionar el problema.

La Casa Blanca emitió un comunicado en el que sostuvo que Obama espera que “prevalezca el sentido común” en las negociaciones.

La paralización parcial, que entró en vigencia a la medianoche del lunes después de que republicanos y demócratas no llegaran a un acuerdo sobre una medida a corto plazo para mantener las operaciones del Gobierno, dejó a cientos de miles de empleados federales de licencia, cerró sitios históricos como el Gran Cañón y impidió que algunos pacientes de cáncer recibieran tratamiento de última tecnología.

El miércoles, líderes de la Cámara dominada por republicanos y del Senado con mayoría demócrata ofrecieron concesiones que fueron descartadas con rapidez por el otro partido.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here