Luego de alentar sospechas sobre el lugar de nacimiento de Barack Obama, el candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, reconoció hoy que el actual mandatario norteamericano nació en los Estados Unidos, polémica que le valió la crítica de los demócratas, en especial de su contrincante, Hillary Clinton, quien le exigió que pidiera perdón por la “intolerable mentira”.
“El presidente Barack Obama nació en Estados Unidos y punto. Ahora queremos volver a centrarnos en hacer a Estados Unidos más fuerte y grande de nuevo”, señaló Trump con la intención de ponerle punto final a una vieja polémica que se reavivó ayer.

Ese día en una entrevista con The Wasington Post, el magnate prefirió no responder si aún tenía dudas sobre el lugar de nacimiento de Obama, pero en rigor, fue el mismo Trump quien durante 2011 agitó la versión que ahora le adjudica a los demócratas.

“Hillary Clinton, en su campaña de 2008, inició la controversia del certificado de nacimiento (de Obama) y yo le he puesto punto y final”, aseguró hoy el líder republicano durante un acto con veteranos militares en el recién inaugurado “Hotel Trump” de la Avenida Pensilvania de Washington, muy cerca de la Casa Blanca.

Sin embargo, Clinton señaló este viernes a su contrincante como el promotor de las versiones y lo acusó de haber fundado su campaña sobre la “intolerable mentira” de que Obama no nació en Estados Unidos.

“Obama nació en Estados Unidos, así de simple, y Trump les debe a él y al pueblo estadounidense una disculpa”, enfatizó Clinton al retomar las actividades de campaña con un acto de campaña con mujeres negras en Washington, luego de una neumonía que la recluyó durante tres días.

La realidad es que la campaña electoral ha mutado en un caldo de cultivo donde germinan infinidad de versiones sobre la vida política y personal de los candidatos.

Desde hace meses, el bando republicano se encargó de difundir versiones sobre la salud de Clinton, que volvieron a tomar fuerza cuando la demócrata se retiró del acto en conmemoración de 15° aniversario del atentado a las Torres Gemelas, afectada por una fuerte neumonía.

Anoche, en el programa televisivo de Jimmy Fallon, Trump se permitió entrar al juego que le propuso el animador quien le preguntó le pidió permiso para frotarle el pelo y disipar los rumores sobre si es natural su cabello.

Luego de unos segundos, y en medio de la ovación y la insistencia del público, Trump accedió al pedido y resultó totalmente despeinado, una imagen que volvió a colocarlo, esta vez sin escándalos, en los televisores del todo el mundo.
Telam

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here