Ignacio, el niño prioridad nacional para recibir un trasplante de hígado, está siendo intervenido en la Clínica Sanatorio Alemán de Concepción luego que su padre decidiera darle parte de su propio órgano.

La opción de recibir una donación de su progenitor surgió luego que la condición de salud del pequeño comenzara a empeorar y corriera peligro de sufrir daño neurológico, debido a que desde el jueves se encontraba en coma inducido.

“Lo llamaron a ‘Nachito’ hace como una hora a pabellón, eso significa que va todo como lo planificaron. Así que ahora a esperar porque la operación puede durar en promedio entre tres a seis horas”, explicó la mamá de Ignacio, Paola Torres.

Agregó que “cuando salga mi niñito de la operación, el doctor ya me explicó que son varios días de cuidados extremos en que va a estar muy vigilado, y que dependiendo de su evolución en un par de días más, si Dios quiere, le quitan la sedación y ya podríamos ver resultados”.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here