Nahir Galarza sacó la voz a un año del asesinato cometido en contra de su novio, Fernando Pastorizzo. La joven argentina, condenada a cadena perpetua, conversó con El País, en donde reiteró que todo fue un accidente, que el joven no era su pareja y de cómo pasa sus días en la cárcel de mujeres.

Cementerio Parque Esperanza

“Se me había apagado la mente. Me fui a mi casa, no sabía qué hacer”, fue el relato del momento en que Galarza vio su pareja en el piso luego de recibir dos disparos mientras viajaban en motocicleta. La joven asegura que fue un accidente y que sabía que su novio había recibido un disparo, pero desconocía que en verdad fueron dos los impactos los que acabaron con su vida.

“Nunca se me cruzó por la cabeza matar a alguien”, asegura la joven pese a los malos tratos que según ella recibía por parte de Pastorizzo.

“Se ponía muy celoso, aunque no era mi novio. Me decía zorra y desesperada. Y pronunciaba la palabra que más me hería: depresiva”, acusó la joven.

La muerte de Fernando Pastorizzo un 29 de diciembre de 2017, cambió la vida de Nahir, quien asegura que “los medios me siguen como si fuera una actriz. Me siento un objeto que es observado todo el tiempo”.

Ahora, la joven de 20 años pasa los días en la cárcel en donde asiste a un taller de poesía y lee sobre astrología y numerología.

“Trato de que se borre ese momento”, señala la joven, agregando que cree que todo pasa por algo y “que si no estuviera en la cárcel, estaría en un lugar peor”.

“Tenía ganas de que me tragara la tierra, pero acá estoy, viva, confiando en mis padres, mientras todos hablan de mí y nadie me conoce”, concluyó la joven.

Cine Hoyts

DEJA UNA RESPUESTA