British Museum Hoa Hakananai'a London
Guillermo Morales
Weitzler

Desde hace 150 años, cientos de ojos lo escrutan cada día en una sala del Museo Británico.

Cementerio Parque Esperanza

La estatua de basalto de cuatro toneladas mira al infinito desde su pedestal, a más de 13.700 kilómetros de su lugar de origen, en territorio chileno de Rapa Nui (nombrada Isla de Pascua por los exploradores europeos).

El moai Hoa Hakananai’a ha sido por décadas una de las principales atracciones del museo más icónico de Londres, pero ahora también es motivo de polémica.

El alcalde de Rapa Nui, Pedro Edmunds, envió en agosto pasado una carta a la institución británica en la que le solicita la devolución de la estatua y de otro moai más pequeño, conocido como Hava.

En una respuesta inusitada, el museo invitó a una delegación de Rapa Nui a visitar el moai y discutir la solicitud.

Un grupo que incluye representantes locales y al ministro de Bienes Nacionales de Chile, Felipe Ward, llegará a Londres este lunes para proponerle a la dirección del museo que Hoa Hakananai’a regrese a la isla a cambio de una réplica.

“La sólida comprensión y el respeto mutuo entre Chile y Reino Unido pueden ayudar en este caso”, consideró Ward.

Pero ¿cómo esta estatua fue a dar al otro lado del Atlántico y cómo surgió este reclamo 150 años después?

Los altos cargos locales de Rapa Nui han mostrado en los últimos tiempos el interés por la devolución de las estatuas que se encuentran fuera de la isla.

El escultor Benedicto Tuki, un nativo de la isla que ha dedicado su vida a promover y preservar la cultura originaria, atribuye el nuevo interés a llevar “un cambio generacional”.

Guillermo Morales

DEJA UNA RESPUESTA