En medio del Proceso de Admisión 2014, la ministra de Educación, Carolina Schmidt, se reunió este 22 de enero en La Moneda con un grupo de jóvenes que obtuvieron más de 600 puntos en la PSU y que este año decidieron ingresar a carreras de pedagogía para seguir su vocación, por lo cual serán beneficiados con la Beca Vocación de Profesor.

Más de 4.100 estudiantes que se inscribieron para recibir la Beca Vocación de Profesor a partir del 2014, quedaron preseleccionados para recibir este importante beneficio, ya que cumplen con los requisitos. Para hacer efectiva la beca, estos jóvenes deben matricularse en una carrera de pedagogía elegible en una institución acreditada.

Ya son más de 8 mil 300 los beneficiados de esta beca que están estudiando de manera gratuita y este año se espera llegar a los cerca de 10 mil beneficiados con la Beca Vocación de Profesor a 4 años de su creación.

“La Beca Vocación de Profesor ha sido una política pública que ha permitido ir cambiando la composición de los alumnos de pedagogía, entre 2009 y 2013 ha disminuido fuertemente –en más de un 36%- la proporción de alumnos con menos de 500 puntos; ha aumentado en más de un 15% los alumnos con más de 600 puntos y se ha triplicado el número de alumnos con más de 680 puntos que ingresan a estudiar pedagogía”, explicó la ministra de Educación.

Para los jóvenes que obtuvieron entre 600 y 699 puntos, esta beca cubre la matrícula y arancel durante toda la carrera; para quienes obtuvieron entre 700 y 719 puntos, entrega además 80 mil pesos mensuales durante toda la carrera. Y para quienes lograron más de 720 puntos, junto con los beneficios anteriores, financia un semestre de intercambio en el extranjero.

“Esta política pública, impulsada por el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, sumada a los cambios legislativos que se están impulsando en relación a la formación inicial docente –a través del proyecto de Ley que hoy debiese votarse en el Senado, después de su aprobación en la Cámara de Diputados- apuntan a mejorar la formación inicial de nuestros docentes; atraer y mejorar las condiciones de los profesores en las salas de clases; mejorar y aumentar la proporción de horas no lectivas, para que puedan preparar mejor sus clases; aumentar el sueldo de los buenos profesores que van justamente a trabajar en los colegios más vulnerables y mejorar las condiciones de todos los buenos profesores que certifican sus competencias en las salas de clases. Estas son políticas que apuntan al corazón de la calidad de la educación,”, concluyó la ministra Schmidt.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here