(Reuters).- La canciller alemana Angela Merkel reafirmó este lunes la importancia de los vínculos con Estados Unidos, al dejar claro que un debate local sobre la posibilidad de dar asilo al ex contratista de seguridad Edward Snowden no debe perjudicar las relaciones entre ambos países.

En los últimos días han aumentado los pedidos de políticos opositores y figuras destacadas de la cultura alemana para que se le ofrezca asilo a Snowden a cambio de su testimonio en una investigación sobre la supuesta intervención del teléfono móvil de Merkel.

La canciller había permanecido en silencio desde que un legislador del partido Verde alemán visitó en Rusia la semana pasada al fugitivo ex trabajador de la agencia de inteligencia y regresó a Berlín con un mensaje de que Snowden cooperaría si se le garantiza un refugio seguro.

Pero en un aparente intento de cortar de raíz el debate sobre el asilo, el portavoz de Merkel, Steffen Seibert, aclaró el lunes que la canciller no estaba preparada para tomar ninguna decisión que pusiera en riesgo la relación con Washington.

“La canciller cree que tiene la obligación de proteger los datos y la privacidad de los ciudadanos alemanes del monitoreo ilegal y está trabajando para restablecer la confianza con Estados Unidos, y fijar reglas claras para una cooperación futura”, dijo Seibert.

“Dicho esto, sin embargo, también se trata sobre nuestra seguridad y nuestros intereses como socios. Para nosotros los alemanes, la alianza transatlántica sigue siendo de vital importancia. Casi no hay otro país que haya sacado tanto provecho de esta sociedad y amistad como Alemania (…) y esto guiará a la canciller en todas las decisiones futuras”, agregó.

Las revelaciones de Snowden sobre el alcance y los métodos de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por su sigla en inglés) de Estados Unidos, que incluyen el seguimiento de grandes volúmenes de tráfico de internet y grabaciones telefónicas, han enfurecido a aliados de Washington que van desde Alemania a Brasil.

La vigilancia estatal es un tema especialmente sensible en Alemania, un país acechado por las memorias de las filtraciones de la policía secreta Stasi en el ex este comunista.

Funcionarios de seguridad estadounidenses y alemanes de alto nivel están manteniendo reuniones esta semana en Estados Unidos para tratar de aliviar las tensiones provocadas por los reportes de que la NSA, para la que Snowden trabajaba, intervino el teléfono móvil de Merkel.

Funcionarios de seguridad alemanes probablemente informen el miércoles sobre las reuniones a un comité parlamentario.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here