Acompañado por su familia, adherentes y colaboradores, el candidato presidencial Marco Enríquez-Ominami llegó a votar hasta el liceo Carmela Carvajal, en la comuna de Providencia.

El presidenciable del pacto Si Tú Quieres Chile Cambia, quien llegó caminando desde su comando, esperó más de 50 minutos en la fila para emitir su sufragio.

“He venido con mi familia, con nuestros equipos, con los votantes, con ciudadanos y ciudadanas libres, con hombres y mujeres deliberantes que saben que en Chile hoy hay mucho dinero. Y hay que tomar una decisión. Yo llamo a los que no han votado a que vayan a votar por quien quieran. Chile es más grande cuando es más justo, Chile es más grande cuando más votamos”, señaló entre aplausos de los presentes.

Enríquez-Ominami agregó: “Soy hijo de un hombre que no creyó en esa democracia. Y luchó desde la revolución para que Chile fuera más democrático. Por otra vía. Lo admiro, lo quiero. Pero hoy, en 2013, los convoco a usar la mejor arma de todas, la más linda de todas es el voto. Con un lápiz, hoy podemos decidir el rumbo hacia la educación pública gratuita, y no casi gratuita como acaba de decir José Miguel Insulza en La Tercera, demostrando que teníamos razón. Que algunos proponen un cambio con freno de mano y con trampa”.

“La política se mete en su cama con la píldora del día después, la política decide el monto del sueldo mínimo. Ayer en Maipú, diez trabajadores que hacían limpieza ganaban el sueldo mínimo y cuando éramos diputados nos decían ‘no Marco, el sueldo mínimo no le pega a nadie’. Pero les pega muy duro. El sueldo mínimo, fue la política quien lo fijó. A los jóvenes, la política decide qué y dónde fumar”, añadió.

El candidato enfatizó: “Me gusta la competencia. Nuestras ideas eran de minoría en 2009 y hoy son de mayoría. Por lejos hemos ganado en el debate de las ideas. Ahora el tema es ganar para que quien conduzca este país sea quien pone dos pies en el futuro. Creo que un mes más de elecciones es mejor que cuatro años de decepción, cuatro años de marcha, cuatro años de protesta. Quiero decirles a las madres que es mejor una segunda vuelta para que podamos decidir y precisar quién es el cambio y quién lo encarna”.

“No solamente amo a Chile, que es un país largo, con una naturaleza fiera, con aluviones, tsunamis y terremotos. Chile es un país difícil, pero tiene más plata que nunca. Pregúntenle a esta hora a su corazón y a su conciencia qué es lo que quieren, qué necesitan. Yo creo y quiero un nuevo Chile. Sueño un país en que los jóvenes, los no votantes y los nuevos votantes se convenzan de ir a votar. Los invito a esta fiesta de la democracia”, agregó.

El candidato concluyó: “Yo no quiero portar la banda por portarla. Eso depende de ustedes, no de mí. Quiero que ustedes tengan la mejor educación del mundo, no la más cara del mundo. Hoy hay nueve candidatos, yo me alegro de que haya diversidad total. En la segunda vuelta habrá dos, y ustedes van a tener que elegir Entonces habrá un debate sin intermediarios con Michelle, cara a cara, para que precisemos entre un cambio y un casi cambio”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here