El Presidente de la República, Sebastián Piñera, junto al ministro de Salud, Jaime Mañalich, encabezó esta mañana la ceremonia de Promulgación de la nueva Ley Nacional de Fármacos en el Instituto de Salud Pública de la comuna de Ñuñoa, además de realizar un breve balance de la gestión que ha desarrollado su Gobierno en materia de Salud.

Durante la ceremonia, el Mandatario destacó que “el presupuesto de Salud era de 7 mil millones de dólares el año que asumimos, y este año está superando los 10 mil millones de dólares, es decir, 42% de crecimiento en cuatro años, promedio, 10% al año, el doble de lo que ha crecido el resto del sector público”.

Esta nueva Ley busca “una cosa tan simple como que la gente pueda acceder con mayor facilidad, con mayor seguridad y a menor costo a los medicamentos que necesita para proteger su salud”.

Entre sus principales implicancias se incluye que “las farmacias están obligadas a tener no solamente los medicamentos de marca, sino que también los bioequivalentes, y en las cantidades que se necesitan y con los precios publicados en sus envases” y “también establece la venta de medicamentos que no requieren receta médica, en las góndolas, para facilitar el acceso, como ocurre en todas las grandes economías del mundo”.

Igualmente, indicó que “permite la venta fraccionada, para que uno compre exactamente lo que realmente necesita. Y junto con ello, en aquellos lugares donde no existen las farmacias establecidas, se autoriza la venta de remedios a través de farmacias móviles, almacenes farmacéuticos, y en caso que estos servicios no lleguen o no existan, se autoriza su venta también en consultorios y hospitales.”

 

Nueva Ley Nacional de Fármacos

Otros de los beneficios que incluye esta Ley son: la obligación de los médicos y otros profesionales, como dentistas y matronas, que prescriben medicamentos, a poner en la receta el nombre comercial o de marca del fármaco y la denominación genérica. Por ejemplo: si se trata de un antiinflamatorio debe decir MARCA X e IBUPROFENO.

Esta modificación va a permitir la intercambiabilidad del producto, es decir, a partir de ahora una persona que va con una receta médica a la farmacia podrá cambiar el remedio por otro bioequivalente, que tiene garantizada su eficacia y seguridad por el Instituto de Salud Pública a través de la Agencia Nacional de Medicamentos, Anamed.

También permite la venta de remedios que no requieren receta médica en las góndolas o estanterías de las farmacias. Se trata de medicamentos para tratar cuadros simples y de corta duración, como molestias del resfrío, diarreas leves, molestias estomacales, dolores musculares transitorios o irritación (analgésicos, antigripales,  antiinflamatorios, jarabes para la tos, descongestionantes, vitaminas, entre otros).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here