Londres, 12 ene (PL) El ministro británico del Exterior, William Hague, rechazó hoy una petición de un colegio de abogados para llevar a la Corte Penal Internacional (CPI) acusaciones contra políticos y militares de este país por crímenes de guerra en Irak.

Hague argumentó que no existía necesidad alguna de llevar a la CPI una investigación por abusos y asesinatos cometidos por el personal del Reino Unido en el estado mesoriental, destaca el diario The Independent on Sunday.

Nunca existió tortura sistemática, comentó Hague al referirse al documento de 250 páginas presentado por el colegio de abogados Public Interest Lawyers (PIL) a la CPI en nombre de mil 60 afectados y familiares de sobrevivientes de torturas realizados por británicos.

Entre los acusados de los crímenes cometidos entre 2003 y 2008 se encuentran el exjefe del Ejército, general Peter Wall, el exministro de Defensa Geoff Hoon y el vicetitular de esa cartera Adam Ingram, destaca por su lado el rotativo The Guardian.

Las denuncias de más de 400 casos del PIL incluyen la tortura, degradación o trato cruel de prisioneros que fueron encapuchados o quemados, sometidos a descargas eléctricas, amenazas de asesinato y humillación de su cultura o religión.

De acuerdo con los abogados, en el mencionado período se reportaron entre 150 y 160 asesinatos de prisioneros o civiles y entre 700 y 800 casos de torturas, en violación del articulo tres de la Convención Europea de Derechos Humanos.

Para Hague, sería innecesario llevar las acusaciones a la CPI, pues lo que calificó de casos aislados fueron atendidos en audiencias públicas, cortes europeas y británicas o mediante el Equipo de Quejas sobre violaciones cometidas por británicos en Irak.

Sin embargo, el documento del PIL afirma que el mando militar del Reino Unido “conocía o debió conocer” sobre los crímenes de guerra de las fuerzas bajo su control en el estado mesoriental, invadido por Estados Unidos y el Reino Unido en marzo de 2003.

Los superiores civiles estaban al tanto o conscientemente ignoraron las informaciones a su disposición que indicaban de forma clara como el personal británico cometía los referidos crímenes, asegura el informe del PIL.

El requerimiento del citado colectivo de abogados fue presentado ayer a la CPI de conjunto con el Centro Europeo para Asuntos Constitucionales, con sede en Berlín.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here