Una alianza para el combate de incendios forestales logró consolidar el Ejecutivo, luego que llegara a Chile el Hércules C-130, avión especialista en el control de estos siniestros, el que fue facilitado por el Gobierno de Brasil.

 

Esta cesión se gestó a través del Enlace de Ayuda Humanitaria, y se trata de un avión equipado con un moderno sistema de bombas de presión para lanzar el agua hacia las llamas, conocido como MAFFS (Modular Airbone Fire Fighting System).

 

La tripulación del avión, compuesta por siete personas, es especializada en el combate de incendios forestales. En su currículum, además de todos los trabajos realizados en Brasil, cuentan con labores en otras naciones de Sudamérica, como Ecuador en septiembre del 2012, en un incendio forestal que afectó a varias provincias de ese país.

 

“Es importante señalar que junto al avión se contempla el traslado de todo el equipo para cargar el agua, el que considera las piscinas y las mangueras para el restablecimiento del avión cisterna”, agregó el director ejecutivo de la Conaf, Eduardo Vila Ruiz Tagle.

 

En materias técnicas, el Hércules C-130 es un avión táctico propulsado por cuatro motores turbohélice, fabricado en Estados Unidos, y readaptado en este mismo país para el combate de incendios forestales durante la década del ’70, cuando se le integró el sistema de bombas de presión para lanzamiento de agua.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here