En recta final estaría el proceso que hace seis años un grupo de vecinos del lago Llanquihue llevó a la justicia y más recientemente a la subsecretaría para las Fuerzas Armadas (FF.AA.) –encargada de otorgar las concesiones acuícolas- para solicitar la caducidad de una de las concesiones de la salmonera Marine Harvest (MH) en la zona.

Así, en enero pasado comenzó la etapa de pruebas, donde las partes desplegaron toda su artillería. De esta forma, mientras los vecinos del lago presentaron una serie de fallos previos (ver recuadro) que condenaron a Marine Harvest por infringir el reglamento ambiental, al otro lado de la vereda, la salmonera defendió a brazo partir su posición, presentando nada menos que un informe en derecho del abogado, Jorge Bermúdez.

Entre las conclusiones del experto, argumenta que al menos “dos de las cinco infracciones imputadas en contra de la empresa hoy presentan un carácter lícito, debiendo estimarse como derogadas, al ser calificadas por parte del Sernapesca como meras disconformidades”. Finalmente advierte que “toda instrumentalización de la sanción administrativa para delimitar o excluir actividades del territorio constituye una desviación de poder, que afectaría la legalidad interna de la caducidad-sanción, en caso que la Subsecretaría para las Fuerzas Armadas revocara o caducara la concesión”.

El procedimiento de caducidad se presentó en septiembre del año pasado ante la Subsecretaría para las FF.AA., luego de que la noruega sumara cinco infracciones distintas en un plazo determinado, tras lo cual -según la ley- se configura una eventual causal de caducidad.

Por otra parte, MH también solicitó nuevas diligencias, entre ellas, citar a declarar al actual presidente de SalmonChile Felipe Sandoval, pero en su calidad de ex Subsecretario de Pesca, ya que participó en el proceso de modificación de la ley que rige hoy a la industria. La controversia en este caso, según cercanos al proceso, tiene que ver con la interpretación de una norma que se cambió en ese contexto, y que se relaciona con las condiciones para que proceda la caducidad de una concesión.

En cualquier caso, para la industria salmonera este conflicto no es sólo un dato, porque al menos existe una treintena de concesiones en zonas lacustres -heredadas de la antigua legislación-, por lo cual un revés en este caso podría significar un precedente a considerar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here