(EFE).- Los líderes de la Unión Europea (UE) evitaron hoy comprometer dinero o nuevos instrumentos para frenar la creciente llegada de inmigrantes irregulares, pese a estar de acuerdo en que hace falta una “acción firme” si se quiere evitar tragedias como la ocurrida en Lampedusa.

Presionados por Italia, España y el resto de los países afectados por la inmigración a través del Mediterráneo, los veintiocho socios comunitarios se comprometieron a abordar las causas del fenómeno y a buscar fórmulas a corto, medio y largo plazo.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here