(EFE).- La sospechosa del incidente con disparos del jueves frente al Capitolio en Washington, muerta tras una persecución por la policía, había sufrido depresión posparto y pensaba que el presidente de EE.UU., Barack Obama, la acechaba, según indicaron hoy fuentes familiares y policiales.

Fuentes policiales explicaron a la cadena NBC que la mujer, identificada como Miriam Carey, afroamericana de 34 años, tenía un historial de problemas de salud mental.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here