(Reuters).- El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, expresó un cauto optimismo el domingo sobre un retorno a la democracia en el Egipto, en medio de una visita que busca en parte aliviar las tensiones con las potencias árabes, un día antes de que el depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi enfrente la justicia.

En su primera visita a Egipto desde que el Ejército derrocó a Mursi en julio, Kerry enfatizó la necesidad de juicios justos y transparentes para todos los egipcios.

No obstante, describió a El Cairo como un socio vital, al parecer intentando reparar las dañadas relaciones por una suspensión parcial de la ayuda de Estados Unidos a Egipto, a la espera de progresos democráticos.

Kerry dijo que la relación entre Estados Unidos y Egipto no debería estar definida por la ayuda, sino por una asociación política y económica.

Cuando el primer presidente elegido democráticamente de Egipto sea sometido a juicio el lunes, Kerry ya estará en la siguiente etapa de su viaje en Riad, donde también intentará calmar las preocupaciones de Arabia Saudí sobre la positiva respuesta de Washington a las aperturas de Irán y su posición sobre la guerra en Siria.

En referencia a sus declaraciones recientes de que los generales en Egipto estaban restaurando la democracia cuando derrocaron a Mursi tras masivas protestas contra su Gobierno, Kerry dijo que “hasta ahora, existen indicios de que esto es lo que intentan hacer”.

Los lazos entre Washington y El Cairo, un aliado estratégico, se han deteriorado desde que Mursi fue derrocado, lo que desató un enfrentamiento en el que cientos de personas murieron, pese a que el Gobierno ha publicado una “hoja de ruta” para un eventual retorno a la democracia.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here