(Reuters).- La Armada italiana rescató este martes a unos 370 inmigrantes en aguas entre Sicilia y Libia, mientras el Gobierno desplegaba barcos, helicópteros y aviones no tripulados para ayudar a evitar nuevos naufragios tras la muerte de cientos de personas este mes producto del hundimiento de sus embarcaciones.

Una fragata y una patrulla naval trasladaron a unas 290 personas, en su mayoría sirios, somalíes y eritreos, a la pequeña isla de Lampedusa, luego de que dos embarcaciones de inmigrantes distintas usaron teléfonos satelitales para pedir ayuda, según un comunicado de la Armada.

Un barco mercante panameño recogió después a unas 80 personas a la deriva en una balsa en aguas libias y los trasladó a Sicilia, dijo la guardia costera.

Las embarcaciones se arriesgaron a la peligrosa travesía a pesar de un naufragio el 3 de octubre en el que murieron más de 360 inmigrantes, la mayoría eritreos, a menos de un kilómetro de Lampedusa. El viernes pasado, al menos 34 inmigrantes más se ahogaron al volcar su bote, aunque la cifra real podría estar por encima de los 200.

Lampedusa, ubicada el suroeste de Sicilia y a sólo 113 kilómetros de la costa de Túnez, ha sido durante dos décadas un peldaño para los inmigrantes que buscan una vida mejor en Europa.

La guerra civil siria y los disturbios en Egipto y otros países árabes y africanos están aumentando el flujo de refugiados, muchos de los cuales tienen que atravesar una cada vez más inestable Libia en su huida.

El Parlamento regional de Sicilia declaró el martes estado de emergencia, una medida que le permitirá recibir fondos adicionales para ayudar a los servicios de inmigración.

El centro de recepción de inmigrantes de Lampedusa tiene actualmente cuatro o cinco veces más personas de las que permite su capacidad.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here