(Reuters).- Hombres armados irrumpieron el sábado en un centro comercial de la capital de Kenia y mataron a tiros al menos a 39 personas, incluyendo niños y familiares cercanos del presidente, en un ataque por el que el grupo islamista somalí al Shabaab se atribuyó la responsabilidad.

El tiroteo en Nairobi continuó por horas después del asalto inicial mientras las tropas rodeaban el centro comercial de Westgate. Policías y soldados peinaron el edificio, buscando a los atacantes tienda por tienda.

Un rescatista voluntario al interior del centro comercial dijo que los asaltantes se habían escondido en el supermercado Nakummat, una de las mayores cadenas minoristas de Kenia.

“Encontramos tres cadáveres en esta tienda”, dijo Vipool Shah, parado apenas a unos metros de la entrada de supermercado y señalando al zapato de un niño en medio de un charco de sangre. “Y también hallamos algunos fallecidos ahí”, agregó, señalando a un local de venta de hamburguesas.

El ataque parecía diseñado para alcanzar un impacto a nivel global al tener como blanco un lugar frecuentado por occidentales.

Francia dijo que dos de sus ciudadanos murieron en el lugar y el Departamento de Estado en Washington sostuvo que tenía reportes de que estadounidenses habían resultado heridos. Gran Bretaña afirmó que sin dudas algunos de sus ciudadanos habían sido afectados.

Al Shabaab, que ha lanzado una campaña insurgente contra las tropas de paz africanas y kenianas en Somalia, había amenazado reiteradamente con perpetrar ataques en suelo keniano si Nairobi no retiraba sus tropas de la nación del Cuerno de Africa.

“El Gobierno keniano está rogando por sostener negociaciones con nuestros mujaidines (guerreros) dentro del centro comercial”, dijo el grupo en su cuenta oficial de Twitter. “De ninguna forma habrá negociaciones”, agregó.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here