Tom Wagner tomó un vuelo de Luisiana a California, con escala en Houston para visitar a su Hermana el pasado viernes. En el primero de los viajes decidió tomar una siesta, pero cuando despertó pensó que seguía soñando ante la situación en la que se encontró.

Aparentemente la siesta se alargó demasiado y Wagner se quedó solo y encerrado en un avión de United apagado en la ciudad del estado de Texas. “Yo sólo me quité mi gorra y tomé una siesta. Me desperté y las luces estaban apagadas. Pensé: ‘qué pasa’ Quizás era una parada pero debía quedarme en el mismo avión”, dijo el desafortunado pasajero.

Todos los pasajeros y la tripulación se habían bajado y ninguno se molestó en avisarle a Wagner. “Llamé a mi novia y ella pensó que estaba loco. Le dije ‘Debbie estoy encerrado en el avión. Te estoy diciendo la verdad. Ve a algún lado y sácame’. No revisaron el avión, me pregunto ¿quién cerró el avión?”, dijo a una televisora local.

Más de media hora después llegaron trabajadores del aeropuerto a rescatarlo. Wagner dijo que él no tenía responsabilidad y responsables de la aerolínea no querían que el hecho se convirtiera en un escándalo, y le dieron una habitación en un hotel.

La aerolínea emitió un comunicado. “Un pasajero de ExpressJet se mantuvo a bordo del vuelo 4245, operado por United Express desde Lafayette, Luisiana a Houston el viernes 6 de diciembre, luego de que todos los pasajeros habían bajado. ExpressJet está investigando para determinó cómo ocurrió esto. Nos disculpamos sinceramente por la molestia que esto causó al pasajero”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here