“El comportamiento comercial de actores relevantes en el mercado lácteo chileno indican claramente que no hay mucho interés de estas compañías por desarrollar la producción lechera nacional”, afirmó el presidente de la Asociación de Productores de Leche de Los Ríos, Edgardo Zwanzger, al denunciar los altos niveles de importaciones de productos lácteos registrados en la temporada 2013 y que sumaron el equivalente a casi 410 millones de litros de leche (20% de la producción doméstica).

El dirigente recordó que durante toda la temporada pasada los productores de leche, a través de sus organizaciones gremiales, estuvieron instando a las principales compañías lácteas para que reflejaran en sus precios de compra de leche en Chile, las buenas condiciones del mercado a nivel internacional y doméstico.

“Sin embargo, hoy vemos que mientras el precio internacional de la leche en polvo entera – que normalmente las empresas usan como referencia para fijar el precio en Chile – subió casi un 50% entre 2012 y 2013, el precio pagado a los productores en Chile solo aumentó un 4%”.

A juicio del dirigente regional, esta brecha que se generó entre el mercado lácteo en el mundo y nuestro país –y que persiste hasta hoy – se explica en buena parte por el efecto que tuvo la gran cantidad de lácteos importados durante el año. De los 410 millones de litros importados, el 31% correspondió a Soprole, casi en su totalidad provenientes de su matriz en Nueva Zelandia (Fonterra).

“Colun aparece liderando la recepción nacional de leche en 2013 (532 millones de litros), pero si revisamos la disponibilidad real en el mercado nacional, vemos que gracias a sus importaciones (127,7 mill. litros) Soprole dominó por lejos el mercado doméstico con una oferta de más de 580 millones de litros”, sostuvo Zwanzger.

“Sin embargo, agregó el dirigente, la política de compra de leche implementada por el verdadero líder del mercado en Chile, dista mucho de la que mantienen sus controladores en Nueva Zelandia, donde incluso acaban de anunciar un nuevo aumento de precios a sus productores para toda la campaña 2013-2014 y con lo cual quedarán con precios superiores en un 35% al que están recibiendo sus colegas en Chile”.

“Estamos frente a estrategias comerciales muy rentables en el corto plazo para este tipo de filiales de capitales extranjeros, pero que claramente no contribuyen al desarrollo de un sector como el lácteo, que viene marcando el paso con crecimientos marginales de la producción nacional e incremento constante de la importaciones”, concluyó el dirigente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here