Los juicios contra los opositores venezolanos Leopoldo López y María Corina Machado en el país bolivariano han contribuido a que la imagen internacional del gobierno de Nicolás Maduro se vea más deteriorada aún, según ha señalado el ex director sectorial de la Cancillería venezolana, Edmundo González en declaraciones a Notimex.

El diplomático dijo que “desde hace ya mucho tiempo existe preocupación en término de lo que es una persecución política contra la dirigencia opositora”, por lo que actores internacionales expresan su preocupación.

“No es por azar que recientemente el Departamento de Estado (de Estados Unidos), el parlamento de Canadá y diversos ex jefes de Estado han expresado su preocupación por la situación de los presos políticos y el deterioro de los valores democráticos en Venezuela”, precisó.

González citó al “demoledor informe” del Comité contra la Tortura de la Organización de las Naciones Unidas, que pide la liberación de todos los presos políticos y detenidos arbitrarios en Venezuela.

Sin embargo, lamentó que el Estado venezolano lo que “responde es con el mismo discurso retórico de esconderse en la cuestión de la soberanía y no admite ni reconoce que aquí está pasando un grave deterioro en materia de derechos humanos”.

La manera en la que el gobierno, el poder judicial y la Fiscalía General actúan de manera articulada para perseguir a los dirigentes opositores, es una muestra de que en Venezuela los poderes públicos están sometidos a los designios del gobierno.

“La separación de poderes, que es el pilar esencial del sistema democrático y el único que garantiza el goce de los derechos humanos, en Venezuela la justicia y las demás instancias de control previstas en la Constitución están politizadas”, criticó González.

Esto ha permitido al gobierno reprimir con “exceso de fuerza” las manifestaciones a pie de calle de la oposición y “perseguir” judicialmente a la disidencia política, lo que según González “coloca a Venezuela como un país que está al margen de la ley internacional”.

González enfatizó que pese a la postura “pragmática” de la mayoría de los países de la región, que se abstienen de criticar al gobierno para evitar roces diplomáticos con Venezuela, la imagen internacional del país petrolero está “más deteriorada que nunca”.

Al respecto, el ex director general sectorial de Política Internacional del Ministerio de Relaciones Exteriores recalcó que “es evidente que Venezuela ha sido y sigue siendo sujeto de un monitoreo por su déficit en materia democrática”.

Notimex

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here