Cerca de las 10:30 de este sábado, el pequeño Nachito Pérez de 6 años ingresó a pabellón para recibir parte del hígado de su padre de 46 y ahí luchar contra una grave hepatitis aguda, que lo aqueja hace tres semanas.

Según contó el tío del pequeño, Christian Torres a los medios, esta operación era la mejor opción clínica, ya que “Nachito ya no estaba respondiendo bien y teníamos que aprovechar la instancia en que se podía realizar un trasplante, porque esto puede variar en cuestión de minutos o una hora. Así que tomamos la opción B y el padre va a ser el donante”.

“Nacho ya estaba con su hígado necrozado. Se tomó la decisión de este trasplante cuando ya no había ninguna posibilidad de que pudiese regenerarse por si mismo. El médico dijo que la mejor alternativa era la donación y lo más prudente que esperar eran 48 horas, pero lamentablemente no se logró dar con el donante, pero ya mantenerlo en un estado latente era un claro riesgo, porque podía sufrir una alza en la presión encefálica, que podía hacer totalmente inviable un trasplante”, agregó.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here