A partir de hoy, con la entrada en vigencia de la Ley de Donación Universal de Órganos, todos los chilenos mayores de 18 años serán automáticamente donantes de órganos. Para no serlo deberán realizar el trámite de solicitud ante notario.

Inicialmente, se había acordado que fuese una declaración simple, con un valor de $ 500, el documento a aplicar para este trámite, tanto para quienes formalizan su intención de no donar, como para aquellos que, por error, han quedado inscritos en el registro, que desde 2010 a la fecha contabiliza un total de 3,8 millones de personas que no desean entregar sus órganos para trasplantes.

Ayer, sin embargo, por solicitud del Ministerio de Salud, la Corte Suprema dictó nuevas instrucciones a los notarios sobre los trámites que serán requeridos. Con esto, la inscripción en el registro de no donantes costará entre $ 5.900, en el caso de documento privado notariado, a $ 8.400, si se trata de una escritura pública.

La ley, que rige desde hoy, suprime la consulta que se hacía en el Registro Civil al momento de renovar la cédula, pues queda estipulado que todos los chilenos mayores de 18 años se consideran donantes de órganos, a menos que se manifieste lo contrario ante notario.

Por otra parte, quienes se inscriban como “no donantes”, no tendrán la misma preferencia de un “donante” en caso de que ambos requieran un mismo órgano.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here