Una nueva investigación sobre los casos de dopaje que afectan al deporte ruso reveló que son más de mil los deportistas que incurrieron en consumo de sustancias ilícitas y fueron ayudados por una “conspiración institucional” en la que participó hasta el Gobierno de Rusia.

“Hemos descubierto la existencia de una conspiración institucional en la que participaron deportistas, dirigentes deportivos y del Ministerio de Deportes ruso”, afirmó Richard McLaren, encargado de realizar el nuevo informe.

En detalle la investigación aclara que “la práctica de cambiar frascos con orina de deportistas dopados por orina limpia no se detuvo después de los Juegos de Sochi, sino que se convirtió en una rutina mensual”.

Los hechos se habrían desarrollado entre 2011 y 2015, hasta después de los últimos Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi. Muchos de los deportistas involucrados en los casos de dopaje lograron medallas en sus respectivas disciplinas.

McLaren afirma que los seleccionados “no actuaron solos, sino bajo una infraestructura”, con la colaboración del Ministerio de Deporte, la Agencia Antidopaje Rusa (RUSADA), y el CSP (Centro de Preparación de los Equipos Nacionales Rusos).

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here