Ayer en la tarde algunas asociaciones que reúnen a los funcionarios de Gendarmería rechazaron la idea de cerrar completamente la cárcel de Punta Peuco, recinto que actualmente es ocupado por condenados por violaciones a los Derechos Humanos.

El tema, que volvió a la agenda luego que la presidenta del PS, Isabel Allende, le pidiera al Gobierno analizar su clausura, para que estos reos sean enviados a los penales comunes.Según antecedentes, tanto el presidente de la Asociación de Oficiales Penitenciarios (ANOP) comandante Alberto Figueroa, como el líder de la Asociación de Funcionarios Penitenciarios (ANFUP) sargento Juan Carlos Orellana, rechazaron la idea por distintos motivos.

Para Figueroa, la crisis de hacinamiento que se vive en las cárceles no da para pensar en la clausura de un lugar como este.”Para nosotros el penal Punta Peuco tiene que seguir funcionando, toda vez que tiene una población distinta en cuanto a rango etario, al tipo de condena y en materia de derechos humanos hay muchas condenas que están pendientes, por lo que el día de mañana puede ir creciendo la cantidad de reos que vayan llegando a ese recinto”, señaló.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here