“El veto presidencial a la Ley de Televisión Digital es una nueva muestra de la incomodidad de las autoridades a aceptar que nuevas voces tengan espacio en el acontecer político y social de nuestro país”.

Así se refirió Marco Enríquez-Ominami, Presidente de la Fundación Progresa, al veto a la definición de pluralismo que incluía la ley, y que se refería a este concepto como “diversidad social, cultural, étnica, política, religiosa, de género, de orientación sexual e identidad de género”.

“Es insólito que se intente acotar la definición de pluralismo, pero es algo a lo que lamentablemente nos hemos acostumbrado a lo largo de los últimos años. La no votación de la modificación al sistema binominal es otra muestra de que son muchos los sectores a los que les cuesta aceptar de que en el nuevo Chile existen muchos colores, muchas posturas, que ya no nos regimos bajo un código binario con dos grandes bloques de poder”, agregó Enríquez-Ominami.

“La autorregulación no existe en los medios, al menos no en materia de pluralismo y libertad de expresión. Lo que el Gobierno está haciendo con el veto es borrar con el codo lo que se escribió con la mano a lo largo de cinco años de trabajo. Nos oponemos tenazmente a que los grupos de poder decidan cómo será la televisión digital en Chile”, enfatizó.

Los principales contenidos afectados por el veto presidencial se relacionan con el pluralismo, el rol de fiscalización del CNTV y las campañas de bien público, entre otros.

Enríquez-Ominami agregó: “Si queremos efectivamente democratizar las comunicaciones en Chile debemos ser firmes en esta materia. No se puede seguir bloqueando y dando la espalda a mundos de opinión que permiten un debate efectivo y realista. El Tribunal Constitucional ya había rechazado la petición de la derecha de modificar esta Ley”.

El Presidente de la Fundación Progresa concluyó: “Una vez más se está actuando de espalda a la ciudadanía, enviando vetos mientras la atención estaba centrada en una elección presidencial, decidiendo cómo serán los medios de comunicaciones de las próximas décadas. Como think tank Progresista y como movimiento trabajaremos para que no se pase a llevar una vez más a los chilenos”.

 

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here