(Reuters).- Francia e Irán intercambiaron duras palabras este jueves mientras grandes potencias se esforzaban por concretar un acuerdo interino para reducir el programa nuclear de Teherán a cambio de un alivio de sanciones.

París instó a Occidente a permanecer firme, mientras que Teherán lamentó la pérdida de confianza.

Cada una de las partes parecía contener las expectativas sobre un avance inminente después de que Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Gran Bretaña y Alemania estuvieron cerca de lograr concesiones de Teherán en la última ronda de negociaciones hace dos semanas.

Varios diplomáticos occidentales dijeron que existían grandes posibilidades de que el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, se uniera a ministros de Relaciones Exteriores de los otros cinco países miembros del grupo de seis naciones en Ginebra en otro intento por concretar un elusivo acuerdo con Irán.

Pero no existen garantías de que se alcance un acuerdo diseñado para impedir que Irán desarrolle la capacidad de producir armas nucleares, una intención que Teherán niega.

“La última vez se lograron muchos avances, pero siguen habiendo brechas considerables y tenemos que reducirlas”, comentó un alto diplomático occidental.

Lo que está en discusión es una suspensión por parte de Irán de algunas actividades nucleares sensibles, sobre todo el enriquecimiento de uranio a nivel medio, a cambio de un modesto alivio a las sanciones contra la República Islámica.

Entre ellas figuran la liberación de fondos iraníes congelados en cuentas en el extranjero, permitir el comercio de metales preciosos y el alivio de presiones por parte de Estados Unidos sobre otros países respecto de la compra de crudo iraní.

Weitzler

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here